Friday, October 12, 2007

El deporte argentino se mueve por estímulos y sin planes


Me cuentan que en algunas canchitas de fútbol de la zona de Castelar hay chicos que juegan al rugby con una pelota de fútbol. Cuando eso sucede y la escena es descripta por diferentes personas en diferentes lugares, un fenómeno se ha consumado.

El deporte argentino conoce de estos amores intempestivos que luego se diluyen a medida que nos vamos alejando del epicentro del fenómeno. Seguimos creyendo que el mero interés alcanza para que la estructura deportiva se consume.

Los Pumas en el Mundial son el último sacudón del deporte nacional y transitan el mismo sendero que de costumbre: un gran logro que sirve como punto de partida y no como coronación de un proceso institucional.

Los grandes equipos argentinos se desarrollan en dos planos: un plantel que trabaja seriamente para un proyecto (ganar) sobre un deporte que siempre clama por un desarrollo más sostenible y serio.

Deberíamos ir comprendiendo que, para bien o para mal, el deporte argentino avanza con estímulos ocasionales, sin planes y acomodándose como puede a los fenómenos que generan los profesionales. Gane hoy, proyecte después, podría ser el slogan.

Los éxitos del rugby y del básquet, de todos modos, revalorizan la práctica deportiva grupal en tiempos en que, sobre todo en la población adulta, las iniciativas tienden más a lo individual. De ahí el auge del running, el golf, el tenis y los deportes extremos. Pertenecer a un equipo es un complemento de la actividad física como mejora de la vida cotidiana de las personas.

Labels:

3 Comments:

At 4:23 PM, Blogger Nicolas said...

con esto de castelar, la tendencia con el rugby como seguira?

en pinamarca ya sabemos ... pero en san bernardo ... la practica veraniega del rugby (tocata) o directamente un rugby 5 jajaj con golpe y todo... reemplazara al aburrido voley?

 
At 4:34 PM, Blogger T.ao. said...

Hablando de Deportes extremo mirá este: http://listao.blogspot.com/2007/10/hombres-pajaros.html#links

Es insuperable. O no?

Si te animas, te doy un premio. Yo no lo hago ni loco.

Saludos,

 
At 8:31 AM, Blogger Raquel Barbieri said...

Me impactó (para bien) tu reflexión final acerca de la revalorización de la práctica grupal, en un mundo en que el individualismo exacerbado cunde a tal punto, que recae también en el deporte.

En el 2006, escribí en el portal de Educ.ar sobre la importancia de valorar la actividad coral como algo terapéutico. El coro contiene, une a sus integrantes y como todos tienen el mismo objetivo, es como en los deportes grupales: Las miserias y los logros son compartidos. Uno deja de lado sus cosas personales por un rato y piensa en función de la comunidad.
No me gusta el rugby porque me parece físicamente bestial, lo que no quita que admire los logros de Los Pumas.

Es muy cálido este blog de deportes, Marcelo.

Saludos Devotensis,

Raquel:)

 

Post a Comment

<< Home