Sunday, January 28, 2007

Federer vive mientras nosotros vivimos: ventaja nuestra


Tenemos un deportista al que conoceremos bien y que no precisaremos que nos hablen de él: Roger Federer. Acaba de ganar su décimo Grand Slam y no es un leyenda, simplemente, porque la historia se escribe mientras la estamos leyendo. Estamos transcurriendo por la era Federer y no soy de los que se aburren cuando siempre gana el mismo. Por el contrario, lo disfruto.

Como Tiger Woods, como Michael Schumacher, Roger Federer lleva al deporte que practica, el tenis, hasta los límites de su expresión.

No por nada cuando surge un fenómeno de este calibre empiezan los cabildeos para ver si al deporte hay que modificarlo. Son personajes que trascienden su actividad pero al mismo tiempo la potencian de manera inusual.


Cuando iba camino a ganar ,en septiembre pasado, el U.S. Open escribí el siguiente texto para el blog del diario La Nación y me parece que sigue vigente:



Jueves 7 de Septiembre de 2006 11:33 am
Cierren los ojos y ahora imaginen a Roger Federer enojado. Sería mucho más sencillo cerrar los ojos e imaginar el Riachuelo limpio, pero no es lo que nos ocupa. A decir verdad cada tanto se ha escuchado alguna quejita de Federer.La última fue hace tres semanas en el Master Series de Cincinnati, cuando perdió en segunda ronda con el escocés Andy Murray.La anterior es imposible de recordar. El tenis es un deporte donde a veces tienen la culpa las pelotas, el público, los jueces, el viento y el rival. Hasta Roger Federer puede llegar a alterarse.
“No se puede ganar 12 partidos en 13 días”, refunfuñó Federer que el domingo había ganado el Masters Series de Toronto y ya daba por asumido que en Cincinnati debía ocurrir lo mismo. Lo cierto es que el suizo hacía 14 meses que no dejaba un campeonato en una instancia que no fuera la final y era la primera vez en 18 torneos que no iba a conseguir llegar al partido decisivo. Para saber perder, primero hay que perder. Y Federer no sabe perder porque rara vez pierde.
Desde que llegó al número uno del mundo ,el 2 de febrero de 2004, nadie lo movió de allí. Rafael Nadal logra sacudirle el piso y lidera con un justificado 6-2 sus choques personales. Nadal domina en la cancha, pero Federer manda en el mundo. Pero su reinado no se basa solamente en números.Con 25 años, 40 torneos en singles y 8 Grand Slams, ya ganó a su edad más títulos que los conseguidos para ese entonces por Pete Sampras, su inmediata referencia mientras vamos viendo que lugar le damos al suizo en la historia del tenis.
Si Sampras era el líder bueno y caballeroso, Federer es eso y encima agradable. Tiene la pinta del novio de la nena que es un encanto, mientras papá piensa en llevarlo a trabajar a la empresa.Pero Federer además es elegancia. Juega y gana con una delicadeza que no permite fragmentar su estilo.
Si se revisan las estadísticas de toda la temporada de la ATP y de este U.S. Open, es raro encontrar a Roger Federer liderando alguna de ellas. Salvo en puntos ganados con el segundo servicio, para lo cual hay que tener mucha confianza en la fortaleza propia.
El juego de Federer no se puede descomponer en drive, saque o volea. Es un todo armonioso y equilibrado que se explica por sí mismo. Juega con estilo, eficacia, mente despejada y un sentido competitivo imposible de sondear en su cara. Es un tenis zen.
En semifinales chocará con James Blake, a quien le ganó las cuatro veces en que jugaron, dos de ellas en 2006. Blake hasta ahora no pudo sacarle ningún set.
Wilson, su marca de raquetas, le hizo firmar el año pasado un contrato de por vida. En julio de 2006 la empresa láctea suiza Emmi anunció la renovación de su patrocinio por varios años más para desarrollar sus productos por Europa y Estados Unidos. ¿Quién otro qué Roger Federer para vender leche?

Labels: , , , ,

5 Comments:

At 7:12 PM, Blogger Hernán said...

¿Cómo es un contrato de por vida con Wilson?

Osea,
¿Cómo una jubilación estatal o AFJP?

 
At 9:18 AM, Anonymous Anonymous said...

Marcelo: Uno de los tipicos rumores que circulan "por los clubes" llego a mis oidos.
Dicen que en Juniors (Donde Nalbandian lo tenia de hijo) al gran ROGER, el suizo era una especie de Gato Gaudio de nuestra era y que trabajando desde ese momento con un psicologo deportivo llego a tener la cabeza que tiene hoy y a ser ese tenista ZEN que mencionas en tu articulo, no se si es real, tal vez te sirva y te lo queria comentar-
Por otra parte geniales tus 2 blogs, con lo vago que soy hasta me esyoy motivando para escribir uno propio.
SALUDOS

 
At 1:32 AM, Anonymous jlo said...

Ok, todo bien con rogelio... pero por el bien del tenis espero q nadal todavia le pegue varias palizas... saludos...

 
At 10:12 AM, Blogger Antonio Marino said...

Estimado Marcelo:

A mí si me aburren y hasta odio los que ganan siempre.
Me hacen acordar a los que llevaban siempre la bandera en el colegio.

Gracias a dios existe Cañaa !!!

Un abrazo
Antonio Marino
Unico periodista independiente
de la ciudad de Mar del plata presente
en Alemania 2006

 
At 10:14 AM, Blogger Antonio Marino said...

perdón... se dice Cañas !!!

 

Post a Comment

<< Home